Seminario 5: CRISTINA LLORENTE | ARQUITECTIVES

Cristina Llorente es arquitecta licenciada por la ETSA de Barcelona y diplomada por la UOC en el postgrado “Gobierno de la ciudad: derechos ciudadanos y políticas públicas". Combina una amplia experiencia en estudios de arquitectura, empresas constructoras y administración pública con una afición temprana a la educación, la interpretación y la creación narrativa. Es desde 2009 socia fundadora de Arquitectives junto con Pablo Amor, un proyecto donde se enseña a los niños a tener una mirada crítica hacia el urbanismo.

De 2012 a 2016 Cristina y Pablo desarrollaron EMaC para centros escolares con el objetivo de estimular el cuerpo, la mente y la imaginación del alumno para explorar cómo se diseñan y construyen los edificios y las ciudades. Desde 2012 representan al Consejo Superior de Arquitectos de España (CSCAE) en el programa de trabajo de UIA WP Architecture & Children. Ha impartido conferencias, talleres, realizado proyectos públicos, de arte y gestión cultural en diversas ciudades y ha escrito artículos en diferentes medios físicos y digitales sobre temas afines. Han realizado también diversos cursos de formación del profesorado.

En 2014 diseñaron el material didáctico Edu y la mejor casa del mundo que permite la aplicación de diversas materias del curriculum educativo a través del juego. También han desarrollado numerosas intervenciones urbanas como 60.40.31, CaaaASA o Imaginario colectivo, así como proyectos de urbanismo participativo como SOLAR, Camino Escolar Seguro en Alcudia, Entornos lúdicos o Acupuntura urbana.

 

Propuesta

En 2016 empezamos a coordinar SOLAR, un proyecto que transformaría solares vacíos en espacios públicos mediante procesos de diseño participativo. La tarde del 12 de julio, celebramos su fiesta de presentación en la plaza del barrio de la Soledad.

 

En la plaza del barrio de La Soledad no se puede jugar a la pelota. El cartel de prohibición y los reproches y amenazas de los vecinos (adultos) lo dejan bien claro. Ellos, los pequeños, se acercaron a preguntar qué estábamos haciendo, qué era tan importante para que nos creyésemos con derecho a echarles del espacio público, demonizando algo tan maravilloso como jugar en la calle. Nosotros les contamos que proyectaríamos un vídeo, que presentaríamos un proyecto, que vendría la prensa y que, para compensar tal pseudo-expropiación de la plaza, los invitaríamos a helado de chocolate. Nos miraron incrédulos y les devolvimos la mirada, contrariados. En ese mismo momento entendimos (puede que ya lo entendiéramos, pero entonces lo sentimos con fuerza) que la participación debe estar presente en cada instante del proceso. Durante el seminario, ensayaremos cómo tener más oídos que manos, cómo dejar de lado nuestra prepotencia de adultos, y de técnicos, y de políticos, y de medios de comunicación para ESCUCHAR y saber entender lo que realmente se desea. Para que, aunque sea poco a poco, dejemos de pensar que somos mejores que una pelota de fútbol.