Seminario 2: JOAN VITORIA CODINA. EL GLOBUS VERMELL

Es un colectivo de arquitectos creado en 2008 e instalados desde entonces en la Nau Ivanow. Los impulsores de este colectivo son arquitectos que compaginan el trabajo propio de proyectistas con la investigación, la docencia universitaria, la gestión cultural y la divulgación sobre la arquitectura y la ciudad, con el objetivo de formar una ciudadanía crítica y exigente hacia el entorno urbano la cual pueda tener un rol principal en la construcción de la ciudad.

El Globus Vermell realiza todo tipo de servicios de arquitectura, desde proyectos de obra nueva y rehabilitación hasta actividades y materiales educativos y culturales (talleres, visitas guiadas, itinerarios urbanos, publicaciones, exposiciones, etc.) que pretenden despertar la imaginación, la reflexión y el debate. Asimismo colaboran habitualmente en publicaciones y eventos que tienen el entorno construido como protagonista.

Forman parte del Proyecto Educativo de la ciudad de Barcelona y, desde diciembre de 2017, del Consejo de Innovación Pedagógica impulsado por el Instituto Municipal de Educación. También son firmantes del Compromiso Ciudadano por la Sostenibilidad y, además, miembros del grupo “Aproximacions” de jóvenes arquitectos catalanes. En 2018 inician con el Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña el desarrollo de un programa educativo para las escuelas con el objetivo de tener un impacto en la introducción de la disciplina arquitectónica en el plan de estudios escolar.

Propuesta
Los procesos de participación son herramientas para la transformación de espacios pero, a la vez, son oportunidades para la transformación de la propia ciudadanía, ocasiones fantásticas para mostrar a la gente que la ciudad es suya y que pueden hacer con ella lo que quieran, lo que necesiten, lo que sueñen.

Nosotros soñamos con eso, con una ciudadanía crítica y activa que se apodera de su presente y su futuro. Y con unas administraciones que en lugar de diseñar los espacios, dejan espacio para que la gente decida. En ese sentido, los más jóvenes siempre deberían participar porque son no solo ciudadanos del presente, sino los que tienen más futuro.